Follow by Email

martes, 4 de octubre de 2011

Sacar el máximo provecho a una chimenea de obra con cassette incorporado.





¿ COMO SACAR MÁS PROVECHO A UNA CHIMENEA DE OBRA CON UN CASSETE INTEGRADO?
Al vivir en el campo, en una casa hecha de materiales económicos, se te plantean varias interrogantes (¡sobre todo en el invierno!), y como generalmente el dinero NO llega para todo, haces un listado de prioridades.
Bueno, una de ellas era la de que la chimenea (con su cassette integrado) NO CALENTABA lo suficiente. ¿Qué hicimos? Aparte de que nos quitaba mucho espacio en el salón, por mucha madera que quemases, se quedaba corta, y decidimos:
1º Tirar la chimenea de obra, con lo que de entrada el salón resultó bastante más grande. Como había sido en su principio una chimenea abierta, tenía sus ladrillos reflactarios "usados", que aplicamos a la reforma que hicimos.
2º Los cassettes, son bonitos por "la fachada", pero el resto es de chapa galvanizada (MUY FEO!), por lo que decidimos hacerle una "caja" de chapa de hierro, pintada de negro/calórica. Para que sea cómoda de montar, lo hicimos con bisagras montadas en la trasera, y las laterales se encajaban en ella como las puertas. La tapa se hizo con unos pliegues atrás y lateralmente (así encajaban mejor!) y sabiendo dónde iba el centro de la chimenea y su diámetro, el herrero hizo el resto. Las chapas tienen unas pequeñas "patas" para que pueda circular el aire por debajo.
3º Sabiendo la distancia al techo, se compraron los tubos negros vitrificados oportunos.
4º Previamente se había arreglado el suelo y la pared, y justo detrás del cassette pusimos ladrillos reflactarios, tanto por el calor, como por la óptica.
5º Al tener 2 bocas de salidas (de aire caliente) arriba, lo dejamos abierto, con lo que salía más calor. Este aire chocaba con la chapa superior, calentándola.



--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


25.01.2012

4 comentarios:

  1. Algo que se me había planteado, es que debajo de las chapas galvanizadas llevan aislante (lana de roca), y quizá me anime a quitárselo, para que el calor llegue directamente a la "caja", con lo que debería de calentar más! ¿Qué opinan?

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa: Recuerdo que antes, como NO había calefacción, la gente se llevaba unas bolsas de agua caliente a la cama, para calentarse.
    Bueno, yo he cambiado el sistema, y como me sobraban ladrillos refractarios, los ponía sobre la chapa antes de acostarnos, y luego los metía en una bolsa (cosida a medida, en una tela fuerte)y se mantienen CALIENTES más de media hora dentro de la cama. ¡Da un gustito!
    (Lo de la bolsa de tela es porque están muy calientes, y te quemas).
    Mi mujer dice que con este sistema NO necesita calefacción en el dormitorio.

    ResponderEliminar
  3. Vemos que la estufa NO tira como antes, y al final hemos decidido desmontar/quitar las chapas galvanizadas que cubrían todo el hierro fundido de la estufa.
    Ahí nos quedamos sin saber:
    1º Si lo dejamos tal como está, con su forro exterior de chapa negra, ó
    2º Si levantamos ladrillos refractarios alrededor y encima del hierro fundido.

    Como podemos hacer lo 2º en cualquier momento, decidimos probarlo tal cual, y la verdad es que antes casi NO pasábamos de los 18º, y ayer llegamos a los 20º, y no seguimos echando leña, porque teníamos calor.

    El termómetro se encuentra a150cm del suelo, y a 230cm de la estufa, en una esquina fría.

    ResponderEliminar